Fútbol, sicarios colombianos y un intento de secuestro